1. Inicio
  2. Tips Exportador
  3. ¡Reconoce tus logros para que te reconozcan!
01 Marzo del 2018 a las 11:39 am

¡Reconoce tus logros para que te reconozcan!

Para que otros nos reconozcan, y nos conozcan, es sumamente necesario que primero nosotros mismos reconozcamos nuestro trabajo otorgándole la difusión que se merece sin prejuicios y sin miedo.

Conforme ha pasado el tiempo me he dado cuenta de que en el mundo del emprendimiento es muy raro que alguien hable acerca de sus experiencias de fracaso, de miedo o de incertidumbre. Sinceramente no entiendo por qué, ya que al final del día los emprendedores estamos hechos de pequeñas piezas que nos forjan el carácter, las ganas, la pasión, el empeño, la responsabilidad, entre muchas otras cualidades que desarrollamos a lo largo del camino.

Hago esta reflexión porque el día de hoy me gustaría plantar una semilla alrededor de un tema que muchos de nosotros vivimos, pero pocos hablamos: la pena del emprendedor. ¿Cómo? ¿Timidez? ¿Pena? ¿Pena de qué o a qué?

Hace poco, un compañero me comentó que sería una buena idea que yo compartiera mis artículos publicados en el chat del grupo de emprendedores del cual formamos parte. Ya que si bien estos se pueden encontrar vía Twitter; y que yo los publico en mis redes sociales, en realidad no los estoy compartiendo con mi red de contactos de negocio de manera más directa. En ese momento, mi primer pensamiento fue: “En realidad no quiero parecer egocéntrica; aun cuando mis artículos me encantan”. Sin embargo, mi respuesta real fue: “Está bien, me quitaré la pena y los comenzaré a compartir”.

Y voilà, este intercambio de palabras fue suficiente para percatarme, durante varios días, de algo sumamente importante para todo emprendedor. ¡Es fundamental dar a conocer nuestro trabajo! Y aquí quiero lanzar varias preguntas, mismas que yo me cuestioné durante este proceso: ¿Por qué nos da pena compartir nuestros logros? ¿Por qué nos da vergüenza hablar de nosotros mismos? ¿Por qué sentimos vergüenza de mostrar nuestro trabajo aún cuando sabemos que este es bueno? Y, ¿por qué habrían de vernos como egocéntricos?

Todo esto lo resumo en una frase: para que otros nos reconozcan, y nos conozcan, es sumamente necesario que primero nosotros mismos reconozcamos nuestro trabajo otorgándole la difusión que se merece sin prejuicios y sin miedos. Y por miedo me refiero a pensar en cosas absurdas como: “Y si no les gusta”. “¿Y si no están de acuerdo?”. “Y si se burlan de mí”. A ver, ¡alto! En la vida real no le gustamos a todo el mundo, no todos están de acuerdo con nosotros y la gente de cualquier forma siempre tendrá algo que decir. Entonces, ¿por qué no mejor centrarnos en lo positivo?

A continuación te comparto varias situaciones que puedes aprovechar para compartir tu trabajo; de forma directa o indirecta, y que te mantendrán presente en la mente de la gente sin sentirte egocéntrico y sin pasar vergüenza.

¿Crees que los medios digitales son el único canal para tu negocio? ¡Analízalo!

Sí, ya todos hemos escuchado la típica frase de: “Si no estás en internet, no existes”. Pero, ¿y qué pasó con las reuniones? ¿Alguna vez aprovechaste esa comida en la cual todos hablaban de negocios y tú, por pena, preferiste no decir nada? Te aconsejo que siempre que tengas un compromiso formal, incluso informal, pares las orejas y si ves la oportunidad de mencionar alguna anécdota acerca de tu trabajo, ¡la platiques! No se trata de hablar solo de ti, solo de tu negocio o hartar a los demás sobre temas de trabajo, ¡no! A lo que voy es que se trata de darte a conocer, que la gente sepa en qué andas o en qué anda tu negocio. Esto hace que los demás te tengan siempre presente. Te pongo un ejemplo:

Me encuentro en una conversación de negocios, de pronto uno de los presentes complementa su conversación con un: “Yo tampoco tengo suficiente tiempo, por eso quisiera que alguien pudiera encargarse de generar el contenido del blog de mi empresa”. La conversación sigue, pero al yo poner atención a ese detalle, me pongo como objetivo buscar la oportunidad de acercarme a esa persona y decirle: “Me identifiqué mucho con lo que mencionabas del tiempo, yo también en muchas ocasiones siento que no me alcanza. Pero, en tu caso creo que los servicios que ofrece mi empresa te podrían interesar. ¿Te parece si nos reunimos mañana para platicar?”. Y ahí fue como yo misma me abrí una puerta para ofrecer uno de los servicios que mi empresa ofrece; la redacción de contenido para blogs empresariales.

Ahora, piensa tú cómo podrías aplicar esto mismo a tu negocio.

¿Tienes un blog o escribes artículos? ¡Publícalos!

Que mi experiencia te sirva de lección. Si tienes un blog con artículos acerca de tu negocio o que giren en torno a tus productos y/o servicios, ¡compártelos! Si escribes para un periódico o para varias revistas, da a conocer tu material; platica de él, envíalo vía WhatsApp a aquellas personas que piensas que les va a ayudar en su negocio y no te olvides de darlo a conocer a través de la gran red de negocios, LinkedIn.

¿Estás aprendiendo algo nuevo? ¡Compártelo!

En esta época es indispensable ser polifacético. Si eres escritor, necesitas aprender a utilizar programas de diseño, conocer cómo funcionan las redes sociales, aprender a tomar fotografías, etcétera. Si sabes hacer algo diferente o estás aprendiendo a hacer algo para complementar tu trabajo, ¡comunícaselo al mundo! No, no se trata de presumir, se trata de que a tu alrededor se conozcan aquellas habilidades que posees o que caracterizan a tu negocio.

¿Alguna vez te han preguntado qué haces y te quedaste en blanco? ¡Habla!

A muchos nos ha pasado que en cuanto nos preguntan qué hacemos nos quedamos como en trance pensando en qué decir, cómo decirlo o cómo explicarlo. Por favor, que no parezca que te comió la lengua el ratón. Este tipo de oportunidades son únicas para que te identifiquen, conozcan bien qué haces y sepan aquello que ofreces. Mi sugerencia es que practiques una presentación de no más de 40 segundos en donde repitas cómo se llama tu empresa, qué servicios o productos ofrece y, muy importante, los beneficios. Practícala hasta que te salga natural y si hace falta, ¡ponle creatividad al asunto para llamar la atención!

En definitiva, no te quedes con las ganas de darte a conocer correctamente. Aprende a ser selectivo, guarda energía para aquellos momentos en los cuales realmente valga la pena comunicarte. Y recuerda, uno nunca sabe en dónde pueden surgir las mejores oportunidades de negocio.

Etiquetas :

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios.

Avatar
imagenes-eventos